Hablar de responsabilidad social al fomentar la cultura emprendedora en el sistema educativo, lo mismo que en cualquier ámbito, requiere del uso del estudio de caso y, en concreto, del análisis de la noticia. Aún recuerdo cuando impartiendo mis clases en la Universidad de Almería observaba incrédulo como, para explicar responsabilidad social, se empleaban diapositivas que presentaban a un empresario con un diablo en un hombro y con un ángel en el otro. Imagen tierna donde las haya, pero que edulcora el tratamiento de la realidad, elemento éste último clave a la hora de promover un aprendizaje significativo.

Del mismo modo, en los manuales al uso se hace referencia al Código Ético, al Balance Social y al Manual de Responsabilidad Social. No todo es El Corte Inglés. En mi caso, me gusta acercarme al caso, a la noticia.

Manuel Fernández de Sousa. Presidente de Pescanova. Fotografía de Salvador SAS (EFE)Entre los casos de irresponsabilidad social, el diablo en el hombro, encontramos la noticia que nos habla del falseamiento de datos de la empresa Pescanova, remito a la noticia aparecida en El País (podemos acceder pulsando en la fotografía) . En ella, una empresa de larga trayectoria, como es Pescanova, reconocía haber enmascarado una deuda de 500 a 1000 millones (la tolerancia de los datos es impresionante si observamos el intervalo ofrecido). Sería una noticia interesante para un ciclo de formación profesional o  una clase de universidad, relacionaríamos aquello de la imagen fiel contable (¿?) con la ausencia de responsabilidad social, relacionada en este caso con la veracidad de la información facilitada o, mejor dicho, con su falseamiento.

Dove. Respuesta Social

Dove. Respuesta Social

Entre los casos de respuesta social, comportamiento que supera al de la responsabilidad social, me sigo inclinando por la publicidad de la marca de cosmética Dove (podemos enlazar pulsando sobre la imagen). Este recurso, que empleo en mis clases, en la formación para el profesorado  y que forma parte de los materiales del proyecto educativo “Creando Cantera”, es mi forma de ilustrar el ángel que se posaba en el hombro en aquella diapositiva que, por estar en archivo digital, no amarilleaba.

2 comentarios
  1. Andrea Valdivia Fernández
    Andrea Valdivia Fernández Dice:

    Aprovechando la celebración del Día Mundial del Síndrome de Down me gustaría comentar una de las noticias que aparecen en la plataforma en referencia al tema de responsabilidad social.
    El título del artículo era el siguiente: ” Un hotel rechaza a jóvenes con síndrome de Down ‘por si molestan’ “. Concretamente, este hotel se encuentra en nuestra provincia, y fue denunciado por la asociación Down España por discriminación hacia las personas con discapacidad. El hotel afirmó que había sido un malentendido, pero ahí vemos claramente una falta de responsabilidad social y ética empresarial por prácticas discriminatorias.
    Sin embargo, también hay muchas otras empresas que destacan por sus labores de ayuda y ofertas de empleo a estas personas tan especiales.
    Hoy se ha celebrado en Madrid un desfile organizado por Bodas Zankyou y la Fundación Down Madrid con el objetivo de apoyar la inclusión social de este colectivo en todos los ámbitos y concienciar sobre el trato infantil que recibe. Podemos decir pues que esta empresa de moda es responsable con sus actuaciones y además lo hace éticamente al demostrar que la belleza es para todos (lema de esta campaña) y que para empezar a verlos como personas normales, deben empezar a vestirse acorde a su edad y romper con el infantilismo del que se les tacha sólo por tener un cromosoma de más.

    Responder
  2. Mariel Aguilar Chocarro
    Mariel Aguilar Chocarro Dice:

    La responsabilidad social empresarial o corporativa, dependiendo de como prefieran llamarla, es un término al que venimos refiriéndonos desde hace algunos años. A la vez, que desde hace algunos años nos llegan noticias o casos cada vez más de irresponsabilidad social. En particular, me gustaría hacer referencia a una noticia que habla de un caso bastante controvertido. Trata de un hotel de Almería, que rechazó la entrada a sus instalaciones a un grupo de personas con síndrome de Down. Estando totalmente de acuerdo con las medidas adoptadas por la asociación Down España, me gustaría hacer una pequeña reflexión:
    Hace dos veranos en unas vacaciones me alojé en un hotel superior de una gran cadena hotelera que su peculiaridad residía en qué no podían alojarse familias con niñ@s.
    Unos grandes amigos míos van todos los años de vacaciones a hoteles exclusivos de turismo LGTB donde yo no puedo alojarme, porque no pertenezco a ese segmento y está claramente definido en la normativa del hotel. Ellos van a ese hotel porque defienden estar más a gusto, pero a mi me da pena que en cualquier otro hotel no puedan sentirse igual de a gusto.
    Entonces… desde mi humilde opinión, habría muchos problemas que no llegarían a ser problemas o a tratarse como problemas, si el ser humano fuera menos crítico, menos juez y más tolerante. En muchos casos, hacemos de algo un problema en el momento en el que empezamos a tratarlo como tal, quizás sin serlo o sin serlo aún.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Responder a Mariel Aguilar Chocarro Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *