En ocasiones, me planteo si el lenguaje de la cultura emprendedora suena a hueco o vacío. A menudo nos referimos a la cultura emprendedora como un ecosistema en el que las personas son más competentes para crear empresas, considero y así lo divulgo que la cultura emprendedora es más, es un ecosistema en el que la persona es más competente para contar con más opciones. Vuelvo a definir el desarrollo local con rostro humano. Es lo que tiene creer en algo.

Como padre, reconozco que cada vez presto más atención a los proyectos de mis hijos que a los propios. Como padre, me preocupa que mis hijos actúen con un comportamiento ético y que tengan iniciativa, autoconfianza, avidez de conocimiento, empatía, comprensión del riesgo, orientación al logro y, sobre todo, criterio e independencia.

Me preocupa como padre y como ciudadano la involución mostrada por noticias como las debatidas en el programa Hora 25 (Cadena SER) el martes 4 de junio, en ella se debate acerca de la violencia sexista en la adolescencia. Si nuestros hijos e hijas atendieran a un perfil emprendedor podríamos luchar contra esta lacra. ¿Por qué?

Porque tendrían más iniciativa, más autoconfianza, más avidez de conocimiento, más empatía, comprenderían el riesgo, se preocuparían por conocer, serían más independientes y serían personas con más criterio, su criterio. Además, tendrían una mayor orientación al logro, su logro.

Violencia desde la adolescencia (Hora 25, Cadena SER)

Violencia desde la adolescencia (Hora 25, Cadena SER)

Aconsejo fervientemente emplear el debate de este programa para volver a insistir en la necesidad de revisar esta involución. Establecer un debate alrededor de estos casi 50 minutos del programa dirigido por Ángeles Barceló (incluyo imagen con link a su reproducción) sería un magnífico recurso para debatir en el aula acerca de las actitudes emprendedoras, además de reflexionar acerca de la necesidad de insistir en las políticas de igualdad efectiva y en la necesidad de educarnos para una mejor ciudadanía.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *