Entradas

El otro día mi hijo, en efervescencia adolescente y con el aturdimiento lógico y racional que provoca la eclosión hormonal de este momento vital, me comenta de vuelta a casa que uno de sus profesores le había mostrado fotografías de Chema Madoz.

Fotopoemario Sombrero. Chema Madoz

Fotopoemario Sombrero. Chema Madoz

Madoz es la bisociación creativa llevada al campo de una fotografía conceptual, muy lejos  del retoque digital y el énfasis idealizado de algunas fotografías actuales, más cerca de la poesía visual de mi admirado Joan Brossa.

Poema visual de Joan Brossa

Poema visual de Joan Brossa

Después hablaron de Genovés y su pintura figurativa, llena de gentes que buscan un destino o que huyen de una realidad

Disparate. Juan Genovés

Disparate. Juan Genovés

En otro centro, también público,  la pequeña Paula, inmersa en el segundo ciclo de primaria, aprende con fórmulas creativas los distintos continentes, además de preparar con esmero una noticia que emitirá por el micrófono que su maestro Don Ramón ha dispuesto a tal efecto.

Mientras, su padre siente aflorar las endorfinas ante la evaluación recibida por parte del profesorado que forma para el fomento de cultura emprendedora a lo largo y ancho de Andalucía.

Y miro a mi derecha, viendo a la masa del grabado Disparate de Genovés. Las personas en vista cenital parecen arremolinarse de forma centrífuga y centrípeta, como en danza maldita-bendita (a lo Pina Bausch) de una sarta de maestros y maestras que, infravalorados socialmente, parecen serlo por amor al arte.

 Será el efecto narcótico de las endorfinas.

Nada mejor que terminar el año con un post que nace de uno de los post que han resultado más populares en estos primeros nueve meses de bloguero.

“Retrato de una experiencia” fue el post con el que di a conocer una afición personal, un encuentro estelar y el gozo de compartir momentos con una persona a la que seguía desde hace años.

El gusto por la pintura figurativa me hizo apreciar la obra de pintores como Carlos Muro Aguado, Pablo Puyol Cuesta, Morago; también la obra de autores de la talla de Genovés, Canogar, Manolo Valdés, Equipo Crónica, el malogrado Úrculo,…

Fue siguiendo la pista de concursos de cierta relevancia (BMW, Pénagos,…) como di con Jorge Gallego, llamándome especialmente la atención la composición de sus obras (esos espacios en los que la atmósfera se adivina), la forma de tratar la figura humana y su trazo.

Ramón y Paula contemplan "Retrato de una esperanza" momentos antes de su colocación

Ramón y Paula contemplan “Retrato de una esperanza”, momentos antes de su colocación

Todo ello se reflejaba en aquel cuadro con el que alcanzó el Premio Nacional de Arte Figurativo. En “Retrato de familia”, obra premiada, Jorge retrataba a un muchacho que sentado en aquel sillón, más clásico que vintage, parecía ser consecuencia de toda la historia que, a modo de fotogramas, se había reflejado tiempo atrás en aquellos televisores desechados.

Junto a José Manuel Torrente tuve la suerte de visitar a Jorge Gallego en su taller (Espacio Creativo el Perro Semihundido) y fue allí donde me impresionó su “Retrato de una experiencia” y un cuadro, a falta de unas pinceladas, que Jorge tituló “Televisor” y que yo, siempre buscando lo alegórico, titularía “Carta de ajuste”.

Con Jorge Gallego, en su estudio

Con Jorge Gallego, en su estudio (Espacio Creativo el Perro Semihundido)

Entre conversaciones, le dije a Jorge que me encantaría contar con alguna de sus obras en mi pequeña colección de obra gráfica y pintura figurativa. El acuerdo fue fácil y la negociación dio lugar a un acuerdo cercano a las compras “a la dita”, tan del estilo de las bajas serranías de Cádiz, Málaga, Córdoba y de la Sevilla de Jorge. Porque Jorge, por si no lo sabían, es un pintor que demuestra la posibilidad de desarrollar su oficio manteniendo su centro en Montellano, su pueblo de siempre, con independencia de su contacto directo con el mundo artístico y de haber sido pupilo de uno de los más grandes pintores vivos de este país: Antonio López.

"Televisor", retitulado "Carta de ajuste". Jorge Gallego

“Televisor”, retitulado “Carta de ajuste”. Jorge Gallego

Tras varios meses, en Giraluna ya cuelgan este televisor que yo titularía “Carta de ajuste” y ese retrato que yo llamaría “Retrato de una esperanza”. En este retrato yo veo a Ramón y Paula, su esencia y la atmósfera que nos recoge en nuestro universo particular: Giraluna, universo donde ahora emerge el arte del perro semihundido.

Retrato de familia. Jorge Gallego (Premio Nacional Arte Figurativo)

Retrato de familia. Jorge Gallego (Premio Nacional Arte Figurativo)