Entradas

Nada mejor que terminar el año con un post que nace de uno de los post que han resultado más populares en estos primeros nueve meses de bloguero.

“Retrato de una experiencia” fue el post con el que di a conocer una afición personal, un encuentro estelar y el gozo de compartir momentos con una persona a la que seguía desde hace años.

El gusto por la pintura figurativa me hizo apreciar la obra de pintores como Carlos Muro Aguado, Pablo Puyol Cuesta, Morago; también la obra de autores de la talla de Genovés, Canogar, Manolo Valdés, Equipo Crónica, el malogrado Úrculo,…

Fue siguiendo la pista de concursos de cierta relevancia (BMW, Pénagos,…) como di con Jorge Gallego, llamándome especialmente la atención la composición de sus obras (esos espacios en los que la atmósfera se adivina), la forma de tratar la figura humana y su trazo.

Ramón y Paula contemplan "Retrato de una esperanza" momentos antes de su colocación

Ramón y Paula contemplan “Retrato de una esperanza”, momentos antes de su colocación

Todo ello se reflejaba en aquel cuadro con el que alcanzó el Premio Nacional de Arte Figurativo. En “Retrato de familia”, obra premiada, Jorge retrataba a un muchacho que sentado en aquel sillón, más clásico que vintage, parecía ser consecuencia de toda la historia que, a modo de fotogramas, se había reflejado tiempo atrás en aquellos televisores desechados.

Junto a José Manuel Torrente tuve la suerte de visitar a Jorge Gallego en su taller (Espacio Creativo el Perro Semihundido) y fue allí donde me impresionó su “Retrato de una experiencia” y un cuadro, a falta de unas pinceladas, que Jorge tituló “Televisor” y que yo, siempre buscando lo alegórico, titularía “Carta de ajuste”.

Con Jorge Gallego, en su estudio

Con Jorge Gallego, en su estudio (Espacio Creativo el Perro Semihundido)

Entre conversaciones, le dije a Jorge que me encantaría contar con alguna de sus obras en mi pequeña colección de obra gráfica y pintura figurativa. El acuerdo fue fácil y la negociación dio lugar a un acuerdo cercano a las compras “a la dita”, tan del estilo de las bajas serranías de Cádiz, Málaga, Córdoba y de la Sevilla de Jorge. Porque Jorge, por si no lo sabían, es un pintor que demuestra la posibilidad de desarrollar su oficio manteniendo su centro en Montellano, su pueblo de siempre, con independencia de su contacto directo con el mundo artístico y de haber sido pupilo de uno de los más grandes pintores vivos de este país: Antonio López.

"Televisor", retitulado "Carta de ajuste". Jorge Gallego

“Televisor”, retitulado “Carta de ajuste”. Jorge Gallego

Tras varios meses, en Giraluna ya cuelgan este televisor que yo titularía “Carta de ajuste” y ese retrato que yo llamaría “Retrato de una esperanza”. En este retrato yo veo a Ramón y Paula, su esencia y la atmósfera que nos recoge en nuestro universo particular: Giraluna, universo donde ahora emerge el arte del perro semihundido.

Retrato de familia. Jorge Gallego (Premio Nacional Arte Figurativo)

Retrato de familia. Jorge Gallego (Premio Nacional Arte Figurativo)

 

Miércoles 3 de abril, el reloj apunta a las cinco menos cuarto de la madrugada cuando ya he dado buena cuenta del primer café de la mañana, maleta de dos días y rumbo a El Coronil (Sevilla). Me acompaña Jota, agradezco su conversación que evita cualquier conato de sueño, lógicamente inoportuno. En apenas dos horas y media, a velocidad adecuada, llegamos a Los Cazaores (Puebla de Cazalla, Sevilla). Este establecimiento es junto a El Faro, en una de las salidas de Antequera, el que ofrece uno de los mejores molletes de jamón ibérico. Segundo café de la mañana o, más bien, de la madrugada.

Ya en El Coronil, reencuentro con Pepi (técnica del ayuntamiento y antigua alumna) y con Magdalena (técnica del Grupo de Desarrollo Rural del Bajo Guadalquivir y también antigua alumna), el alcalde de la localidad y el gerente del Grupo de Desarrollo Rural realizan la presentación de la acción formativa.Presentación Jornadas Adelquivir

Jota introduce con un relato que repasa la relación entre el hecho de emprender y las acepciones del término necesidad. El alumnado, como siempre variopinto, muestra interés por lo que les contamos o, al menos, así nos lo parece. Hablamos de la posibilidad de emprender en el medio rural. Nos cuentan anhelos, indecisiones, sueños, ideas y oportunidades. Durante cuatro horas hablamos de actitudes emprendedoras a través del estudio de casos conocidos de primera mano.

Jota introduce

Tras el almuerzo, aprovechamos nuestra estancia en la campiña sevillana para intentar concertar una cita con Jorge Gallego, pintor figurativo de Montellano (Sevilla) al que desde hace unos años le sigo la pista.

Licenciado en Bella Artes sevillano, premio nacional de pintura figurativa y ejemplo de persona que demuestra que es más importante lo que se hace que el lugar donde se hace. Visitamos su estudio en Montellano (Sevilla). Jorge nos explica su evolución creativa, la situación del mercado del arte, disfrutando de sus obras y de su conversación. De ésta, Jota y yo destacamos una cita:

“Renuncio a pintar los paisajes porque no aporto valor a su belleza, por este motivo tengo esa querencia por la herrumbre y la ruina”

Destacaría de Jorge su apuesta por fijar su estudio en su lugar de residencia y por ser consecuente con su elemento: la pintura.

Todas las obras expuestas en su coqueto estudio  merecen atención, sobresaliendo por encima de todas “Retrato de una experiencia”. En esta obra destacan las manos de una mujer que denota con su mirada la verdad de quien  ha compaginado con esmero la crianza de diez hijos y la atención al pan que a diario se ha horneado en la panadería familiar.

Con Jorge Gallego, en su estudio

Con Jorge Gallego, en su estudio

Esas manos sobresalen, por encima de todo, como gesto del pintor que pone en valor el esfuerzo y tesón de alguien a quien muestra con su trazo el cariño que le profesa.

El arte es emoción y Jorge, el artista, su consecuencia. Ese cuadro, sobresaliente y magnífico, evoca lo subrayado por su título: “El Retrato de una experiencia”.

En nuestro caso, esa experiencia es el contacto continuo con quien emprende (hoy es Jorge) y es este relato el mejor de los retratos.