El desarrollo de cualquier proyecto educativo que establezca vínculos entre investigadores externos al sistema educativo, también entre instituciones o personas físicas que desarrollen proyectos para su implantación en el sistema educativo, ganará enteros si cuenta desde el primer momento con la opinión y la retroalimentación del profesorado.

Por este motivo, el principal leitmotiv de este proyecto es “evitar entrar en el aula como elefante en cacharrería”

En esta línea, consideramos la importancia de la preformación y de la formación.

La experiencia obtenida al desarrollar proyectos educativos de esta naturaleza permite un proceso de mejora continua, alimentado por la respuesta y el aprendizaje colaborativo.

Del mismo modo, la formación continua del profesorado no solo es necesaria sino que plantea la posibilidad de alimentar el proceso de mejora continua señalado con anterioridad. Las acciones formativas necesitan argumentar los procesos, proponer metodologías y ofrecer recursos concretos y suficientemente desarrollados.

Cuando en el año 2009 comenzábamos a desarrollar el Proyecto Educativo “La Aventura de FER”, en el marco del Proyecto de Cooperación Futuros Emprendedores, desarrollamos los materiales (cuaderno alumnado, guía didáctica y recursos digitales), nos reunimos con el profesorado de todas las comarcas y formamos en una sesión a las personas que actuaban como monitoras en cada una de las comarcas. Tras la implantación de este proyecto, cuya evaluación fue muy positiva, consideramos la necesidad de formar directamente al profesorado, circunstancia que permitiría poner en contacto a las personas que desarrollamos el proyecto con aquellas que harían el proyecto suyo para llevarlo a su ámbito educativo. Por este motivo, consideramos indispensable el hecho de formar directamente al profesorado.

Fue un año después cuando el Centro de Profesorado de Almería, a través de su asesor Sebastián López Ojeda,  nos propuso el desarrollo de un curso internivelar que intentara formar al profesorado para adquirir recursos, nociones y metodología en relación a la temática “Enseñar a emprender”. La tarea suponía un reto, el planteamiento era innovador y el desarrollo de unidades didácticas aparecía como una tarea más que planificada. Sería injusto no reconocer el papel de Sebastián (ahora director del CEP) en la apuesta por una propuesta que implicaba a la vez  un riesgo y una oportunidad. Nacía “Enseñar a Emprender. Salvando estereotipos”.

Observando el éxito de este curso, en cuya tutorización me acompañaron mis compañeros Justo Alberto Ramírez Franco y José Manuel Torrente Galera, Sebastián planteó nuevos retos. En este caso armar un curso destinado a profesorado de secundaria y formación profesional que denominé “Enseñar a emprender. Empresa e inicativa emprendedora”. Este curso implicaba vertir en un número de unidades didácticas el bagaje de más de diez años formando a universitarios/as, a técnicos/as de desarrollo local y a personas emprendedoras. Transmitiendo en todo momento experiencia real y conocimiento de lo que ocurría en los territorios (el polvo del bajo de los pantalones). Este segundo reto encerraba otros riesgos: cambiar la óptica a profesorado que viene trabajando bajo un patrón, proponer el desarrollo en base a lo que denominamos “ciclo emprendedor”, plantear el aprovechamiento de los recursos para asignaturas distintas a FOL y EIE. Tras una edición a nivel provincial y otra a nivel autonómico, la evaluación nos anima a continuar en esta línea. Nacía “Enseñar a emprender. Empresa e Iniciativa Emprendedora”.

Estos cursos se plantean como acciones previas al desarrollo de proyectos educativos relacionados con el fomento de la cultura emprendedora. El primero de ellos (internivelar) para todos los proyectos educativos (desde “El Arca de Don Adriano” a “Creando Cantera”), el segundo de ellos solo en el caso de “Creando Cantera”. Son los únicos cursos que proponemos sin ligarlos necesariamente al desarrollo de un proyecto educativo de fomento de cultura emprendedora (círculos de color negro)

El resto de acciones formativas (círculos de color azul) están englobadas en un desarrollo integral asociado a la implantación de cualquiera de los proyectos ofrecidos por el departamento CRECELAB. Para obtener una visión general de las acciones formativas desarrolladas mostramos el siguiente diagrama (pulsando sobre el mismo podremos ampliar la imagen).

Acciones formativas

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *