Concluye una nueva acción, concluye un nuevo intento de despertar el ánimo por emprender. En esta ocasión, reeditamos el formato desarrollado en la Comarca de la Serranía Suroeste en el curso anterior, ahora en el Bajo Guadalquivir. Antes en Marchena, ahora en El Coronil. Agradecemos la confianza del GDR Bajo Guadalquivir (Adelquivir).

La acción gira alrededor de un concurso de ideas, de un autodiagnóstico del perfil emprendedor, de un diagnóstico de la idea. Cuatro sesiones presenciales, el acceso a la plataforma e-learning y mucha información, fruto de muchos años de documentación y elaboración de materiales originales.

Como en el año anterior, vuelve a destacar la importancia de la formación y ésta se refleja en la redacción de las ideas. Nos asola siempre la duda de si es justa la diferencia que incorpora el hecho de estar más o menos formado, duda que se resuelve si consideramos que tras la voluntad de formarse hay inquietud, orientación al logro, orientación al cambio, perseverancia y, sobre todo,  consideración del largo plazo.

El premiado y las premiadas atesoran, según nuestro criterio, estas actitudes.

En Darío hemos visto a un cosmopolita que intenta con su idea poner en valor los recursos de su pueblo, signo de inteligencia.

En Maribel observamos a una profesional de un sector que pasa por enormes dificultades, me refiero a la arquitectura, explorando nuevas posibilidades, detectando yacimientos de empleo sin la necesidad de invocar a Délors.

Isabel (Concejala de El Coronil), Maribel (premiada), Jerónimo Guerrero (alcalde de El Coronil y Presidente de Adelquivir), Elena (premiada), Darío (premiado) y Gracia (directora de Equipo Funámbula)

Isabel (Concejala de El Coronil), Maribel (premiada), Jerónimo Guerrero (alcalde de El Coronil y Presidente de Adelquivir), Elena (premiada), Darío (premiado) y Gracia (directora de Equipo Funámbula)

A Elena le animamos a destapar ese arte que ya destapara en compañías de danza y en la película Sevillanas de Carlos Saura. Otra alumna ilustre que con su cuerpo marca el trazo de un arte que ligado al origen se convierte en cosmopolita.

Yo a Darío, a Maribel y a Elena  los veo reflejados -como rurales cosmopolitas, creativos y modernos- en una pieza de la gran Pina Bausch. Recomiendo asistir a la secuencia de alegorías y metáforas de la película Pina, a cuyo tráiler podemos acceder pulsando sobre la fotografía.

La gran Pina Bausch

La gran Pina Bausch

Como diría Pina, “Danzad, danzad o estaréis perdidos”

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *