Continuando con el contraste de hipótesis, empleando este medio para difundir las evidencias obtenidas, nos centramos ahora en el sistema educativo en su conjunto.

1º. El sistema educativo necesita eliminar rigideces para propiciar el desarrollo de proyectos más genuinos.

En este sentido, es necesario abogar por una mayor autonomía de los centros y, dentro de los mismos, del profesorado. A esta mayor autonomía debería añadir una reducción significativa del nivel de burocratización de los centros.

Entre las barreras y dificultades que en el Curso “Enseñar a emprender. Salvando estereotipos” se nos han planteado destacan, entre otras, el carácter academicista del currículo y la necesidad de cumplir con el mismo, así como la falta de apoyo de los equipos directivos de los centros.

El problema de la excesiva burocratización no es exclusivo del sistema educativo, la Unión Europea en la planificación de sus diferentes programas plurianuales insiste en la necesidad de una simplificación administrativa, simplificación que a todas luces no se produce.

Apoyándome de nuevo en la evocación cinematográfica, espero provocar una sonrisa con la propuesta del corto dirigido por Rosa Márquez titulado “Burocracia”.
burocracia

2º. Un modelo ascendente en el sistema educativo posibilitaría el desarrollo de proyectos más genuinos.

Como investigador y consultor que ha dedicado años de trabajo al desarrollo local soy un ferviente defensor de los sistemas ascendentes. Un sistema ascendente atiende a la especificidad del entorno en el que se desarrolla, en éste un proyecto es seleccionado o desarrollado por los agentes que intervienen en su implantación, cobrando con ello una mayor legitimidad y constituyendo proyectos más genuinos.

Es un sistema contrario al sistema de “agencias”, el sistema de agencias capitaliza en el ápice estratégico (¿?) y el desarrollo de sistemas de staff, imponiendo estrategias a las entidades que intervienen en el territorio. En ocasiones, se tiene la sensación de que las entidades desplegadas en el territorio actúan para justificar la existencia de dichas agencias, introduciendo información vaga y vacua acerca de un cuadro de objetivos que concluye en la difusión deshonesta de los resultados.

La capilaridad del sistema ascendente fomenta la autogestión, enriquece los procesos y tiende redes efectivas y no simuladas.

El predominio del sistema de “agencias” pudiera responder a un miedo a la pérdida de control o a la autonomía de las unidades de base.

Los proyectos más genuinos en el fomento de la cultura emprendedora han surgido de iniciativas de centros y, dentro de ellos, del profesorado. También encontramos experiencias positivas que han contado con la opinión desde un primer momento del profesorado y de los equipos directivos.

Es el caso del proyecto “Produce la ópera”, proyecto que, no exento de dificultad, merece ser puesto en valor.
Produce una ópera

A modo de ejemplo, en unas jornadas de preformación en las que participé como ponente en Sevilla una docente se acercó al final para indicar la posibilidad de armar un proyecto que girara alrededor del flamenco en un barrio marginal. Este intercambio de pareceres venía a contrastar la importancia del elemento (concepto que intenté explicar en mi intervención) y el talento de la docente que me planteó dicha posibilidad.

3º. El empoderamiento docente

En el desarrollo de proyectos relacionados con el fomento de la cultura emprendedora es necesario que el profesorado actúe como vehículo, cobrando el reconocimiento por su apuesta por la innovación docente y destacando su labor como prestigiosa.

En conversaciones con el profesorado, desarrolladas en el marco de jornadas de preformación-formación o al asistir en la implantación de proyectos educativos integrales, éste plantea su desánimo por la escasa consideración social de su labor.

En post anterior indicaba el papel fundamental del profesorado en la búsqueda del elemento de su alumnado, es necesario destacar su papel como motor de transformación social. Su empoderamiento vendrá por su reconocimiento y autonomía.

Empleo la evocación de cierre del “Curso Enseñar a Emprender. Empresa e Iniciativa Emprendedora”, de manos del gran Fernando Fernán Gómez en la no menos genial “La lengua de la mariposas” (de nuevo José Luis Cuerda).

Empoderamiento
Concluyendo, sería tan fácil…

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *