Acaba el curso 2013-2014 en la Universidad de Almería y, con él, el placer de impartir clase a casi doscientos alumnos y alumnas que terminan su grado e intentan buscar su sitio en un entorno que se muestra hostil.
Tras calificar al alumnado, llevo unos días pensando en cómo despedirme y no sé por qué fuerza del destino me sobreviene de forma constante la imagen de una ventana.

Una tarde de verano en un lugar de la Sierra de Los Filabres

Una tarde de verano en un lugar de la Sierra de Los Filabres

Pudiera sobrevenir por “La ventana indiscreta” de Hitchkock y James Stewart, evocando el intento de mantener la atención del alumnado, intentando imprimir la suficiente fuerza narrativa a mis clases para mantener su atención durante las dos horas efectivas de clase.
Pudiera sobrevenir porque como a León Felipe en su poema “!Qué lastima!” un vistazo por la ventana pudiera bastarnos para sentir todo el ritmo de la vida.
Pudiera sobrevenir por mi querencia por las nubes y el espectáculo que al atardecer me ofrece día tras día la particular ventana que me brinda mi espacio de trabajo
Pudiera sobrevenir por esa muchacha de otro tiempo que mira por la ventana de Dalí a ese mar que parece en calma.

Detalle de "Mujer mirando por la ventana", obra de Dalí

Detalle de “Mujer mirando por la ventana”, obra de Dalí

Probablemente se deba a mi continua invitación a la necesidad de mirar por la ventana como el mejor aprendizaje, comprendiendo nuestro entorno y lo que a nuestro alrededor acontece.
También pudiera ser un pretexto para introducir la “inutile finestra” que cantara y canta Caetano Veloso en su oda al cineasta Michelangelo Antonioni.

Sin duda es una evocación de mi deseo de que encontréis ese elemento del que tanto hemos tratado en clase y de mi agradecimiento por ser partícipes del placer que es para quien esto escribe impartir clase.
Sinceramente, os deseo lo mejor
P.D.: Sabedor de vuestra avidez de conocimiento, proporciono los hipervínculos a los recursos citados. A esta altura no vamos a perder las buenas costumbres

4 comentarios
  1. Gena
    Gena Dice:

    Sin duda uno de los mejores profesores que me ha impartido clase y de los pocos que merecen la pena en la ual. Me gustaron mucho las clases y todo lo que he aprendido, a seguir hacia delante siempre. Un cordial saludo con todo el cariño.

    Responder
  2. Adrián Sánchez
    Adrián Sánchez Dice:

    Sólo tengo una palabra que decir y es: GRACIAS.
    Espero seguir estando en contacto con usted, y bien sabe que así será. Lamento no haber podido asistir a sus clases pero aún así, las pocas veces que he podido he aprendido mucho, envidia de mis compañeros que le han disfrutado todo el año
    Que tenga usted también un gran verano y disfrute de sus atardeceres y de Dalí.
    Hasta pronto Manuel! 🙂

    Responder
  3. Marina
    Marina Dice:

    Gracias por inspirarnos, motivarnos y ayudarnos a sacar lo mejor de nosotros mismos. Para mi ha sido todo un placer encontrar a un profesor que sabe motivar a sus alumnos en la dirección adecuada (hay realmente pocos). Muchas gracias!

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *