Tras una tarde de grabación en  la localidad cordobesa de Priego amanece con la irrupción definitiva de este extraño verano. Desayuno de trabajo, planificación de la jornada y rumbo a Cabra, nos esperan dos jóvenes empresarias en un centro de nombre evocador: El País de los Cuentos.

El País de los Cuentos (Cabra, Córdoba)

El País de los Cuentos (Cabra, Córdoba)

María José y Ana, Ana y María José muestran un nivel de aplomo e iniciativa encomiable. En su centro de educación atienden con primor y pasión a pequeños que van desde los cuatro meses a los tres años. Un trabajo que exige responsabilidad, afecto y dedicación.

En sus paredes murales que me llevan a mi niñez y a mis primeros años como padre cuando leía o contaba cuentos que me trasladaban a países remotos. Ahora, mientras Ana y María José  intentan innovar en educación yo me imagino a los tres cerditos discutiendo acerca de la forma de asumir el riesgo, Pitufo filósofo en sesión de psicoanálisis con el Patito Feo, la liebre en Alhaurín de la Torre entre trepas y famosos y la tortuga perseverante en su empeño de llegar a la meta.

En el País de los Cuentos con María José (derecha) y Ana (izquierda)

Con las empresarias Mª José (izq.) y Ana (der.)

Registrada la experiencia, admirada su tenacidad, abandonamos el centro mientras que Ana y María José, María José y Ana bailan y hacen bailar a esos locos bajitos. A mi me parecen dos Blancanieves con unos cuantos enanitos.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *